La incorporación de flota vehicular de los llamados vehículos híbridos al mercado automotor colombiano podría tardarse más tiempo de lo que se vaticinó. Hablar de su masificación es bastante ambicioso, si te toma en cuenta su valor en comparación a los vehículos de combustión interna.

Un híbrido es un vehículo cuyo sistema de propulsión combina dos o más fuentes de energía, que adopta un motor de combustión interna y uno o varios motores eléctricos.

En diciembre de 2013, el Gobierno Nacional, a través del Consejo Superior de Política Fiscal del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (CONFIS), firmó el Decreto 2909, donde aprobaba la disminución del arancel para un contingente de vehículos híbridos y eléctricos para los tres años siguientes.

Esta reducción había sido presentada en 2012 por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) al Comité Triple A (Comité de Asuntos Aduaneros y Arancelarios del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo).

Para atender la solicitud, el CONFIS aprobó la reducción del arancel de 35% a 0%, a 750 vehículos híbridos «enchufables» por año, así denominados porque sus baterías se pueden recargar conectando el vehículo a una fuente de energía eléctrica. Entre sus características se especificaba que fuese de menos de 3 litros (taxis, automóviles, camperos y camionetas). Además, se aprobó la importación anual de 100 estaciones de carga pública (electrolineras) con 0% de arancel, solo durante un período de 3 años.

Otra variable es que los vehículos híbridos han estado en desventaja frente a los vehículos eléctricos. Estos últimos no pagan aranceles de importación y los híbridos el 5%. Sin embargo, aunque la norma solamente va a estar vigente hasta 2016, para los vehículos híbridos aplica si valen menos de 52.000 dólares.

En Bogotá, por ejemplo, solo los eléctricos están exentos de pico y placa. Los híbridos sí tienen restricción.

Se ha considerado muy bajo el número de cupos que autoriza el Gobierno como para que las marcas productoras quieran comercializar sus modelos de vehículos híbridos en Colombia. Para ellos podría no resultar un negocio atractivo y los costos para el comprador final serían muy elevados. Esto ha hecho que se avance de forma muy lenta, en la incorporación de vehículos híbridos al mercado automotor nacional.

Por el momento, en las vías se puede observar uno que otro vehículo comercial de carga y una flotilla incorporada al sistema de transporte masivo bajo la característica de vehículo híbrido.

«El mercado de los híbridos y eléctricos madurará a medida que el Estado invierta. El gobierno de China le devuelve 20% del precio al comprador de un vehículo de estos. Y además no tiene cargas impositivas. Si el Estado no ayuda a que esto sea masivo, no se va a poder generar un modelo en el que los carros bajen de precio», opinó en 2015 John Jairo Uribe, gerente comercial de BYD en Praco Didacol.


Deja un comentario.

*
Por favor verificar la casilla