Todo propietario de un vehículo, sabe o debería saber que cuando su carro alcanza un kilometraje determinado debe hacerle mantenimiento, ya sea en el concesionario de la marca o en un taller autorizado para la realización de la revisión. El mantenimiento de un carro hará que la vida útil de este sea más duradera.

Todo vehículo inevitablemente sufrirá el desgaste de algunas de sus partes: caja, llantas, frenos, motor, etc. Por esta razón el mantenimiento de un carro debe hacerse de forma adecuada y cada cierto kilometraje.

El objetivo de la realización del mantenimiento de un carro es evitar daños mayores al revisar de forma rigurosa cada cierto tiempo los fluidos, el sistema de frenos, sistema de refrigeración, sistema eléctrico, suspensión y llantas.

El mantenimiento de un carro se estima, comúnmente, a los 5, 10, 20, 30, 40, 50 y 100 mil kilómetros y se debe realizar de la siguiente manera:

A los 5.000 Km:

  • Cambiar el  aceite de motor, el filtro de aire y el filtro de aceite
  • Completar el nivel de líquidos de los diferentes sistemas del carro.

A los 10.000 Km:

  • Repetir los mismos de los 5 mil
  • Completar el nivel de líquidos: frenos, agua de batería, hidráulico, diferencial y caja de velocidades.
  • Alineación y balanceo.
  • Verificar la tensión y eficacia del freno de estacionamiento o de parqueo y el pedal del freno.
  • Rotar las ruedas (este debe hacerse en cada mantenimiento de un carro). La recomendación es que la rotación vaya como complemento de la alineación y el balanceo que debe hacerse cada 10 mil kilómetros o cada 6 meses.
  • Verificar el estado del sistema eléctrico en general (incluye funcionamiento del alternador y del arranque), fugas de aceite, estado de articulaciones, rótulas y  guardapolvos, sistema de admisión, tuberías y mangueras. Repetir esta revisión a los 20, 30 mil y 100 mil kilómetros.
  • Realizar de nuevo alineación y balanceo.

A los 20.000 Km:

  • Revisar si existen fugas de aceite.
  • Verificar el estado de articulaciones, rótulas y guardapolvos, sistema de admisión.
  • Revisar el estado soportes de motor y soporte del sistema de escape, tuberías y mangueras de motor y estado de bandas y tensión de frenos.
  • Importante realizar el engrase de rodamientos de ruedas traseras.
  • Completar el nivel de líquidos: frenos, agua de batería, hidráulico, diferencial y caja de velocidades.
  • Verificar el estado del sistema eléctrico.

A los 30.000 Km:

  • Cambio  del aceite de motor, filtro de aire, filtro de aceite, filtro de combustible, pastillas de frenos, aceite de dirección, aceite de transmisión, aceite de caja de velocidades y bandas traseras.
  • Calibrar la presión de inflado de las llantas y el desgaste (profundidad), freno de emergencia y pedal de freno.
  • Verificar la tensión embrague y correas de motor (A/A, alternador y dirección, ventilador).
  • Rotación de las ruedas.
  • Revisar las pastillas de frenos y el aceite de dirección, de la transmisión y de la caja de velocidades.
  • Verificar la tensión y eficacia del  freno de estacionamiento o de parqueo.
  • Engrasar los rodamientos de las  ruedas traseras (repetir este procedimiento a los 50 y a los 100 mil kilómetros recorridos).

A los 40.000 Km:

  • Cambio de aceite de motor, filtro de aire, filtro de aceite, filtro de combustible, pastillas de frenos, aceite de dirección hidráulica, líquido de embrague y frenos, bujías de encendido, cables de alta, correas (alternador, A/A, dirección, ventilador), correas de distribución y refrigerante del radiador.
  • Verificar la tensión embrague y correas de motor (A/A, alternador y dirección, ventilador).
  • Rotación de las ruedas.
  • Realizar alineación sencilla con dos balanceos o alineación doble con dos balanceos.
  • Realizar la sincronización del motor, sea de inyección o de carburador.
  • Hacer el ajuste de la suspensión.

A los 50.000:

  • Cambio de aceite de motor, filtro de aire, filtro de aceite, filtro de combustible, pastillas de frenos, líquido de embrague y frenos, bujías de encendido, refrigerante radiador, aceite de transmisión, aceite de caja de velocidades, bandas traseras.
  • Verificar la tensión embrague y correas de motor (A/A, alternador y dirección, ventilador).
  • Rotación de las ruedas.
  • Alineación sencilla con dos balanceos o alineación doble con dos balanceos.
  • Sincronización del motor de inyección o de carburador.
  • Ajuste de la suspensión.

A los 100.000 Km:

  • Realizar  alineación sencilla con dos balanceos o alineación doble con dos balanceos.
  • Hacer un último ajuste de la suspensión.
  • Cambio de pastillas de frenos, líquido de embrague y frenos, bujías de encendido, cables de  alta, correas, líquido refrigerante, radiador, aceite y todos los cambios que el vehículo requiera.
  • Cuando el vehículo supere los 100 mil kilómetros o presente fallas, es mejor realizarle chequeos para comprobar la eficiencia de cada una de sus partes. Consulta con un experto si necesitas asesoría extra con el tema.

Independientemente de mantener al día el mantenimiento de un carro, también debemos prestar atención a los diferentes avisos luminosos del tablero.

Los vehículos cuentan con indicadores para hacerle saber al conductor cuál es el estado actual del vehículo y avisar si es necesario hacerle mantenimiento. Estos pueden variar según la marca y modelo en lo referente a la forma del indicador, pero hay una serie de ellos que son básicos y que todo carro comparte. Algunos de ellos, seguro que ya los has visto.

Si algunos se encuentran parpadeando o se quedan fijamente encendidos después de encender el motor es señal de advertencia y hay que poner atención para evitar un problema mayor del el vehículo y comenzar a pensar en el siguiente paso: el mantenimiento de un carro.

Freno

Alerta de freno
Este símbolo se refiere al sistema de alerta de freno. Lo primero es que podrías estar conduciendo con el freno de mano.

Motor

Mal funcionamiento del motor

Este símbolo indica que la computadora del motor ha enviado un código de alerta en el diagnóstico de su funcionamiento. Requiere atención inmediata  de un mecánico. Si se enciende este símbolo mientras estás manejando, lo más recomendable es que pares y busques ayuda. Si es imposible que te detengas, no vayas rápido, no aceleres, ve despacio y trata de llegar a tu destino para pedir ayuda.

Bateria

Advertencia de la batería

Si se enciende durante la conducción puede revelar una falla durante la carga. Llévalo a que le hagan un diagnóstico y te digan si puedes seguir utilizando esa batería o no.

Aceite

Alerta de aceite

Esta notificación detecta problemas con la presión del aceite. Sí se enciende, debes ser revisado lo más pronto posible.

Temperatura

Alerta de temperatura

Esta luz avisa al conductor que se está elevando la temperatura del carro y existe la posibilidad de un sobrecalentamiento del motor. Si se enciende es importante que te detengas y esperes a que baje la temperatura. Trata de llevarlo al mecánico lo más pronto posible.
ABS

Frenos ABS

Si está iluminado mientras conduces, indica que hay un desperfecto. El sistema de frenos normal (sin ABS) continuará funcionando, a menos que la luz de advertencia del sistema de frenos también esté encendida. Haz controlar el sistema por el concesionario autorizado.

Llantas

Alerta presión de los neumáticos

Se enciende cuando la presión de los neumáticos está baja. Este indicador también se ilumina momentáneamente cuando enciendes el motor para indicar que la luz está funcionando. Si el indicador permanece encendido mientras el motor está en funcionamiento o estás conduciendo, controla la presión de los neumáticos tan pronto como sea posible. Si el indicador no se ilumina cuando enciendes el motor, o comienza a titilar en cualquier momento, haz controlar el sistema por un concesionario autorizado.

Ahora que conoces un poco más sobre el mantenimiento de un carro, podrás estar más atento a las señales y anotar en tu agenda cuál es la próxima visita al taller que te corresponde por la cantidad de kilómetros.


Deja un comentario.

*
Por favor verificar la casilla