Mantener al día los servicios de nuestro carro debe ser una norma casi inviolable, de esto depende el buen funcionamiento del vehículo y así le estaríamos dando más años de vida. Pero inclusive, este deber tiene sus riesgos, porque todos somos susceptibles a los engaños de los mecánicos.

Aunque la principal recomendación es realizar los servicios básicos así como las reparaciones de daños mayores en los talleres o concesionarios de la marca del vehículo para mantener tu carro como nuevo, en Colombia así como en otras partes del mundo existen los talleres mecánicos que no tienen el respaldo o la garantía de la marca del vehículo. Cuando dejas tu carro en uno de estos lugares, corres el riesgo de caer en un robo o estafa, por los engaños de los mecánicos.

El desconocimiento del funcionamiento del vehículo deja indefensos a los clientes cuando tienen que determinar si el cobro o el diagnóstico son los adecuados o simplemente están siendo víctimas de los engaños de los mecánicos.

¿Qué suelen decir los mecánicos que usualmente los propietarios de carros no pueden comprobar? Uno de los principales engaños de los mecánicos es cuando sugieren cambiar una pieza, más otra, más otra y cuando cada una de esas piezas tienen nombres que en algunos casos los clientes escuchan por primera vez en la vida.

“Señora, tiene el hibrobac dañado”, le dice el mecánico a la cliente mientras ella asienta con la cabeza sin tener idea de qué habla. Cuando el mecánico le explica que es una pieza que interviene en el frenado del carro, inmediatamente la señora, acepta invertir lo que sea necesario siempre y cuando su carro quede en perfectas condiciones.

Algo debes tener muy claro, una vez decides dejar tu vehículo en un taller aceptas de alguna forma los engaños de los mecánicos que van a intervenir tu carro. No se duda de la honestidad en algunos, pero quién niega haber escuchado alguna vez la frase: “me estafaron en el taller”, luego de haber invertido una suma significativa de dinero por un arreglo que dura un par de días y obliga al propietario del vehículo a tocar la puerta de otro mecánico.

Lamentablemente, en esta profesión todos pagan justos por pecadores, los engaños de los mecánicos han hecho que se generalice la idea de la falta de honestidad del gremio. Los propietarios de carros consideran que es una reputación bien ganada, así que ir tras la caza del “mecánico de confianza” se ha vuelto casi una obsesión y la recomendación tiene un gran valor.

Ningún mecánico confesará sus crímenes, pero hay una serie de quejas coincidentes entre quienes usan sus servicios, como por ejemplo, que los mecánicos buscan “empeorar” el diagnóstico para poder cobrar más por las reparaciones. De esto se quejan muchos clientes.

Los propietarios de carros ven con malos ojos que para el taller siempre sea mejor tener que comprar una pieza nueva, que reparar la existente, así que si tu mecánico te convence, conviértete en un dolor de cabeza para él, y no a la inversa: ¡exígele las piezas que reemplazó!. Sin pena, adviértele que quieres la basura.

Lo otro en lo que coinciden las víctimas de los engaños de los mecánicos, es en que ingresan el vehículo con un ruido y que luego este sale con otros tres más.

También se tiene la idea de que dañan algunas piezas o manipulan algo del vehículo que obliga a los clientes a regresar al taller. “Cuando regresamos el diagnóstico es otro y nos cobran por la reparación de esta nueva falla en el vehículo”, nos dijo uno de los propietarios de carros que se reconoce como víctima de mecánicos malintencionados.

Los aires acondicionados de los vehículos representan otra gran oportunidad para los engaños de los mecánicos, quienes por lo general tienden a decir que el compresor está dañado y hay que reemplazarlo.

El tema de los rodamientos, entiéndase (neumáticos, rolineras, discos, etc.) es otra excusa de los mecánicos para hacerle desembolsar a sus clientes importantes sumas de dinero, y si el problema está en una falla del tablero del vehículo, el monto que deberás pagar por este concepto suele ser mayor.

Por último, los consultados para conocer los engaños de los mecánicos dicen que la garantía es una estrategia engañosa, porque esta suele ser por el daño que reparan y no por el que suele aparecer a las horas de rodar el vehículo al salir del taller.

Así que a la próxima visita a un taller, ojalá te “agarren confesado”, pues cualquiera de las situaciones anteriores puede suceder.

Para estar un poco más tranquilo y sentir que cuentas con un respaldo, recuerda cotizar un seguro contra todo riesgo para tu vehículo; es una de las mejores inversiones que puedes hacer.


Deja un comentario.

*
Por favor verificar la casilla