Al momento de adquirir un seguro contra todo riesgo escuchamos ciertas palabras como deducible, la cual suena bastante extraña y que de hecho se puede interpretar de manera equivocada. Es por esto que en ComparaMejor queremos explicarte este concepto, para que cuando vayas a comprar el seguro todo riesgo de tu vehículo tengas claro lo que estás contratando.

Primero entendamos que el deducible es el dinero que se debe pagar en el momento de reportar un siniestro, esto con el fin de repartir el riesgo entre la compañía y la persona dueña del seguro. Así pues, el objetivo de éste es que las personas cuiden su bien, pues si reportan un siniestro, deberán pagar un dinero.

El deducible puede ser pactado con la aseguradora como un monto específico o un porcentaje del valor total del siniestro. Esto debe quedar claro a la hora de contratar el seguro, pues de esto incluso depende el valor de la póliza.

Veamos un ejemplo: si los daños en un accidente ascienden a 10.000.000 de pesos y en la firma del contrato con la aseguradora se pactó un monto fijo, que generalmente suele ser de 650.000 (SMLV), la aseguradora respondería por 9.350.000 pesos y el resto le corresponden al asegurado. Pero si el contrato fue con un deducible del 10%, el usuario tendría que pagar $1.000.000, y la aseguradora $ 9.000.000.

Lo importante es decidir qué tipo de deducible se ajusta más a las necesidades del asegurado, porque si se piensa contratar uno por porcentaje, el valor de la póliza variará de acuerdo al mismo; si se asume uno de 0%, el valor de la póliza será más alto. Generalmente las pólizas que tienen un deducible de 0% son $300.000 pesos más costosas que las que tienen uno del 10% o incluso del 20%. Pero cuando piensas que en caso de siniestro no vas a tener que pagar un peso, el “pago extra” no se ve tan mal.

Es importante también entender que hay dos tipos de siniestros que se pueden reportar: pérdida total o pérdida parcial. Cuando es pérdida total, el deducible se define basándose en el precio comercial del vehículo en el momento del siniestro, no cuando se contrató el seguro. Cuando es pérdida parcial, es el taller el que define el valor del arreglo, y de acuerdo a lo pactado, se debe realizar el pago a la aseguradora.

Al final del día, lo importante es que las personas escojan el seguro que mejor se ajuste a sus necesidades, y que vean el seguro no como un gasto sino como una inteligente inversión, pues éste se contrata para que lo acompañe en la vía.

De todas maneras, no es necesario empezar a sufrir por sacar números, calculadoras o llamar a algún amigo, los asesores de ComparaMejor están siempre listos para ayudarte y guiarte a tomar siempre la mejor decisión de acuerdo a tu perfil y a tus necesidades específicas. Lo importante es que tengas claro lo que debes saber antes de comprar tu seguro todo riesgo, para que puedas tomar una decisión informada.


Deja un comentario.

*
Por favor verificar la casilla