Una de las primeras preguntas que tienes que hacerte a la hora de comprar un seguro todo riesgo es si lo quieres con o sin deducible. Esta cuestión la deberías cotejar estando bien informado sobre lo que se te ofrece en ambos escenarios y si te conviene a la hora de evaluar la relación costo-beneficio.

Una vez que ya tomaste la decisión de comprar un seguro todo riesgo, el siguiente paso, por obvio que parezca, es averiguar toda la información que puedas sobre el producto que deseas. Ahora no solo debes elegir el tipo de seguro que más se corresponda con tus necesidades, sino sus características particulares y coberturas adicionales. Uno de los aspectos que se debe determinar es si contratarás un servicio sin deducible o, en el caso de que estés dispuesto a aceptar el deducible, calcular qué porcentaje del mismo vas a poder cubrir.

Pero ¿qué es el deducible y por qué alguien querría un seguro que no lo tenga? Dicho de una manera sencilla, el deducible es un porcentaje del arreglo de tu vehículo que estás dispuesto a pagar de tu bolsillo, antes de que la aseguradora asuma el resto del gasto. Con esto en mente, puedes decidir si te conviene tenerlo o no y en qué porcentaje.

Como resulta obvio, al tener un deducible, es decir, al aceptar cubrir una parte del costo que genere cualquier siniestro en el que te veas involucrado con tu vehículo, el valor de la póliza bajará, mientras que si, por el contrario, prefieres no tener que preocuparte por esto y escoger tu seguro todo riesgo sin deducible, tu prima será mayor.

¿Por qué aumenta el costo? Porque la responsabilidad y riesgo de la aseguradora de vehículo aumenta, ya que tendrá que cubrir todo el porcentaje del daño causado debido a un siniestro. Es una forma de protegerse, si tiene que cubrir más porcentaje de dinero, te cobrará a ti un monto mayor mensualmente para equilibrar la situación.

En el 2013, El Tiempo publicó un artículo en el que Cesvi Colombia realizó un estudio en el que consultó a un gran número de aseguradoras en Colombia sobre las tendencias de sus asegurados. En ese mismo texto se revela que el deducible representa un incentivo para que el asegurado sea más cuidadoso y prudente con su vehículo. Entonces, ¿tiene alguna ventaja comprar un seguro sin deducible? La respuesta corta es sí, mientras que la respuesta larga es que todo depende de tu capacidad de pago.

Si puedes costear una prima más elevada porque tu bolsillo te lo permite, y quieres tener la certeza de recibir la mayor cantidad de respaldo en caso de algún accidente, entonces un seguro sin deducible es el mejor para ti.

Pero cuidado, aún adquiriendo un deducible, debes tomar en cuenta que si tu seguro excluye casos especiales, podrías quedarte desamparado. Volvemos al inicio: es necesario estar muy bien informado de cuáles son las circunstancias en las que estarás cubierto y, más importante aún, es necesario que evalúes si lo que se te ofrece (con o sin deducible) se adapta a tu estilo de vida.

Lo primero que debes hacer es evaluar cuáles son los planes que las principales aseguradoras de Colombia ofrecen para que estés tranquilo y bajo cuidado, y cotizar con varias de ellas para analizar las diversas ofertas.


Deja un comentario.

*
Por favor verificar la casilla

Comentario (1)

  • […] el monto de la póliza. Existen deducibles de 0% que aumentan el costo de la póliza, ya que si decides eliminar el deducible la compañía aseguradora cobra más porque su riesgo es mayor. Si optas por el deducible y ocurre […]