Solicitar un crédito de libre inversión podría ser la solución para realizar algún proyecto pendiente que hayas tenido en mente. Hoy en día, varias entidades bancarias ofrecen diversas opciones que se ajustan a tus necesidades crediticias, en corto tiempo y sin tramitología pesada.

Un crédito de libre inversión puede convertirse en una solución rápida y segura cuando necesitas un monto no tan elevado de dinero según tu necesidad específica; como por ejemplo, pagar tiquetes aéreos de tu próximo viaje, invertir en tu guardarropa, comprar un vehículo de transporte ligero, como una bicicleta o moto, empezar tu pequeño negocio o remodelar tu casa. Para obtener uno de estos créditos, primero debes solicitarlo, conociendo de antemano las opciones que te ofrecen las distintas entidades bancarias en cuanto a monto, plazos, tasas y requisitos. Lo puedes solicitar de dos formas, la primera y más conveniente es via internet; todas las entidades bancarias ofrecen la posibilidad de realizar la solicitud del crédito via internet, llenando algunos formularios en los que se solicita información relacionada con tus datos personales, tus ingresos mensuales y referencias laborales para ser confirmadas por teléfono y generalmente obtienes un pre-aprobado. La segunda opción para solicitarlo es acercándose personalmente a una oficina bancaria con un asesor comercial que llenará estos formularios por ti y obtendrás una atención mucho más personalizada. La desventaja de esta última opción es que tendrás que salir de tu casa, hacer una (tal vez larga) fila, esperar un turno y encontrarte con un asesor que podría no entender tus necesidades.

Después de obtener el pre-aprobado de la entidad bancaria escogida, un asesor se comunicará contigo para pedirte los requisitos de aprobación del crédito. Los requisitos base son una fotocopia ampliada de tu cédula de ciudadanía y un pagaré. Si eres empleado de una empresa te pedirán que lo compruebes, por medio de una carta laboral en donde especifiques tu salario, cargo y antigüedad, y comprobantes de pago de nómina recientes. Si eres independiente es necesario anexar un certificado de cámara de comercio y tus extractos bancarios recientes; todo aquello que compruebe que puedes hacerte cargo de pagar las cuotas de tu crédito mensualmente.

Si así lo deseas el asesor comercial se encarga de recoger estos requisitos a tu domicilio  o lo puedes hacer tú personalmente en una oficina del banco, para que procedan a hacer el estudio de crédito. Algunos bancos cobran por éste estudio de crédito, otros lo hacen gratis.  Finalmente, si cumples con los requisitos, tu crédito es aprobado y desembolsado. Los plazos de desembolso son rápidos, varían entre las 48 y 72 horas hábiles después de aprobada la solicitud.

Recomiendo utilizar este tipo de crédito cuando el monto que necesitamos no es muy alto; presentan una rápida solución cuando se nos presenta una necesidad y no tenemos suficiente flujo de dinero.  También debemos ser cuidadosos con los plazos, que van desde los 6 meses hasta los 60 meses depende del banco, ya que las tasas de interés no siempre nos favorecen.


Deja un comentario.

*
Por favor verificar la casilla