Cuando se habla de consumo, se tiene la idea de que lo más caro es lo mejor, un ejemplo de ello es la gasolina extra. Aplica para todo, inclusive para el preciado y costoso combustible para vehículos.  Sin embargo, si encontramos una forma de adquirir lo que consideramos mejor y al mismo tiempo ahorramos dinero, seguramente será el camino que elegiremos, por ejemplo: tips que podemos aplicar para ahorrar gasolina mientras andamos.

Si tienes la idea de que la gasolina extra es más costosa porque es más pura y permite un mejor rendimiento del vehículo. Aquí te contaremos si es verdad o no.

Lo primero que debes saber es que cuando alguien se refiere a gasolina extra, no está hablando necesariamente de un combustible más limpio o potente. Esta gasolina contiene una serie de aditivos que incrementan su nivel de compresión, lo que repercute en una mayor potencia, o Caballos de Fuerza (HP), para algunos motores, sin producir “cascabeleo” o “pistoneo”, como se le conoce al ruido metálico en el motor “como de cascabel”, que le genera frecuentes visitas al taller a los vehículos que se mueven con gasolina.

Te lo explicamos de otra forma que te permitirá entender por que se ha impuesto la idea de que lo mejor es tanquear con gasolina extra:

El llamado “cascabeleo” se presenta, entre otras cosas, por el uso de una gasolina con bajo octanaje, pero también por conducir el carro por debajo de las revoluciones recomendadas o por afinación (sincronización) del motor. Sin embargo, los talleres se han inclinado por atribuirle al combustible corriente el malicioso “ruidito de cascabel” y por esto suelen recomendarle a sus clientes el uso de gasolina extra “porque sí”.

Así, “por no dejar” o tratando de “prevenir en vez de lamentar”, los conductores llenan sus tanques con gasolina extra.

Pero lo cierto es que no puedes considerarlo una verdad absoluta y para eso debes saber que la razón para consumir gasolina extra está vinculada a la relación de compresión de cada vehículo, información que está disponible en todos los catálogos o fichas técnicas que vienen con el carro. No todos los vehículos están obligados a usar este tipo de combustible.

Ahora, los carros que se han estado importando hacia Colombia en los últimos años son de alta gama, desarrollados con tecnología de punta y con los más recientes avances de fabricación que permiten aumentar el rendimiento de los motores. Este tipo de carros sí exige el uso de gasolina extra.

Muchos vehículos de alta gama como BMW, Alfa Romeo, Audi, Mini, etc., importados a Colombia requieren gasolina de 91.5 octanos, sin embargo algunos de los vehículos importados desde Estados Unidos requieren gasolina estándar que mundialmente significa 87 octanos. Por lo tanto, como norma, lo importante es que conozcas en detalle qué demanda tu carro.

En Colombia, el octanaje del combustible es de 87 octanos para la gasolina corriente y de 92 octanos para la gasolina extra. Sin embargo, no parece ser suficiente para algunos que están llegando al país o los que quisieran importar algunas marcas.

El gerente de Audi en Colombia, Marco Pastrana, afirmó: “Hay motores de alta compresión como el A3 1.2 turbo que sería ideal para la topografía colombiana y es ahorrador de combustible, pero requieren de 97 a 98 octanos para su correcto funcionamiento, pero aún no lo hay en Colombia”.

El problema del octanaje de la gasolina y su impacto en la industria automotriz ha sido histórico en Colombia. En 2011 el diario El Colombiano aseguró que esta es la razón por la que muchos vehículos “cascabeleaban” aun con gasolina extra. Para entonces la corriente era de 81 y la extra de 87. En la publicación se especificó que para entonces se habían reportado daños, que originaron debates con los importadores sobre –por ejemplo– si debían ser atendidos, o no, dentro de la garantía. De quién es la culpa –se preguntaban–, ¿del importador por vender un vehículo no apropiado para nuestra mejor gasolina? ¿O del suministrador de gasolina por no tener una de acuerdo a las condiciones del mercado internacional?

 

Verdadero o falso

Evitando tecnicismos, intentamos aclarar en modo de preguntas 6 de las afirmaciones más comunes en torno a la gasolina extra:

1. ¿Es más limpia la gasolina extra que la corriente?

Falso. Hablar de gasolina extra o corriente no se refiere a su condición de limpieza o pureza.

2. ¿Pueden los aditivos que venden en las estaciones de servicio aumentar el porcentaje de la gasolina?

Falso. Exclusivamente los aditivos que usan las petroleras pueden incrementar el nivel de compresión del combustible.

3. ¿Podría acelerar el daño de algunas partes del motor el uso gasolina corriente, cuando mi carro demanda gasolina extra?

Verdadero. Puedes considerar al llamado “cascabeleo” como una primera alarma.

4. ¿Debería procurar el uso de gasolina extra para extender la vida útil de mi carro y disminuir frecuentes visitas al taller?

Falso. Si en el manual del fabricante no indica que debes usar gasolina extra, no hay ninguna razón para hacerlo.

5. ¿Puedo obtener el mismo rendimiento del motor usando gasolina corriente cuando requiero extra?

Falso. Tendrás dificultad, por ejemplo, en la respuesta de rapidez en la aceleración y la potencia.

6. ¿Debería determinar el tipo de gasolina que usa el carro que quiero adquirir la decisión de compra?

Verdadero. Si el vehículo que quieres comprar demanda gasolina extra, deberás considerar una mayor inversión en este apartado dentro de tu presupuesto. Estudios indican que un galón de gasolina en Colombia representa el 20% del ingreso diario de un ciudadano.


Deja un comentario.

*
Por favor verificar la casilla

Comentarios (2)

  • Hace 6 months | RAMIRO MARÍN GÓMEZ

    muy Útil la informaciÓn. la mayorÍa de las veces se tienen conceptos errÓneos acerca del funcionamiento de los vehÍculos, el combustible y accesorios.


  • Hace 5 months | Paola Salamanca

    Hola Ramiro, muchas gracias por tu opinión y por escribirnos.

    Saludos!