Billete de 100 mil pesos

Desde el pasado 31 de marzo entró en circulación el billete de 100 mil pesos en Colombia, y el Banco de la República ha dicho que una de las razones para lanzar esta nueva denominación de la moneda nacional es que estadísticamente ya era necesario implementar el cambio.

“A medida que crece el ingreso per cápita y el salario mínimo, aumenta el valor de las transacciones y el uso de los billetes de mayor denominación”, argumenta en una nota de prensa el emisor. Si hoy se comparan las cifras con el año 2000, cuando se emitió el billete de 50 mil pesos, el PIB per cápita colombiano se ha triplicado y el salario mínimo está al doble.

Otra de las razones que sustenta la decisión, según el principal banco del país, al lanzar el billete de 100 mil pesos, es que la participación del billete de 50 mil, en el total de piezas de circulación es del 32,5 %, más del doble que la del billete de 20 mil (14,9 %) y el triple del de 10 mil  (11,4 %), lo que evidenciaría la preferencia de los colombianos por la más alta denominación.

Con esto no queremos decir que necesariamente los colombianos van a salir a comprar carros en efectivo, en vista de que el nuevo billete de 100 mil pesos ayudará a hacer transacciones de montos grandes. De lo que si nos habla, en cierta medida, la incorporación de un papel de alta denominación en la calle, es de la mayor liquidez de algunos ciudadanos. En este sentido, la gerencia de la Agremiación de Comerciantes del Centro de Cali asegura que a mediano plazo la medida favorecerá el consumo.

Debe quedar claro que la sustitución de billetes de una denominación por billetes de 100 mi pesos lo que hará es facilitar ciertas transacciones.

De igual forma, a modo de dato curioso, debes saber que con solo 290 billetes de de 100 mil pesos podrías adquirir uno de los vehículos nuevos más económicos del mercado.

Sin embargo, detrás de estas razones estadísticas, el incremento en los precios debido a la inflación ha provocado que los colombianos tengan que dar más sumas de dinero, es decir más billetes, cuando adquieren un producto o servicio. Psicológicamente, una moneda más alta se ve como una pérdida del poder adquisitivo: si alguien gana hoy el salario mínimo recibe unos 13 billetes de 50 mil; mientras que ahora podría recibir solamente 6 billetes de 100 mil pesos.

La gente, que ya ha comenzado a criticar el lanzamiento del billete de 100 mil pesos, ha expresado que si ahora existen dificultades en las tiendas de barrio o en el transporte público para “dar vueltas” del billete de 50 mil, la situación se complicará aún más con esta nueva presentación de la moneda. De otra parte, la medida ha sido criticada porque puede “facilitar” los delitos financieros, ya que una moneda de tan alta denominación muy probablemente será la más falsificada.

En ese sentido, el presidente de Asobancaria, Santiago Castro, afirmó en unas recientes declaraciones que los billetes de más alta denominación “facilitan además la informalidad de la economía, que según estimaciones, está entre el 30% y 38% del PIB” y frenan el proceso de bancarización del país. Ambos indicadores del crecimiento económico, podrían reportar bajas con esta emisión.

Este cambio también tendrá su efecto tributario, ya que la gente seguirá evitando el pago de impuestos como el 4×1000, lo que podría incentivar el uso de más efectivo, hecho que iría en contravía con las tendencias mundiales de transacciones online y dinero plástico. Los banqueros no están de acuerdo con esta hipótesis de algunos analistas.

Tags: , , , ,