Básicamente un seguro de vida es una protección que adquieres para que tu familia no quede desamparada si sufres un accidente grave que afecte tu vida, quedas incapacitado o falleces es decir, a través de esta póliza aseguras que tu familia pueda tener bienestar y no afectes tus ahorros o patrimonio en el momento de una calamidad.

En consecuencia, un seguro de vida te puede servir para:

  • Pagar todas tus deudas, así tu familia no tendrá que hacerse responsable de tus obligaciones.
  • Seguridad para que tus hijos continúen con su educación.
  • Cubrir los gastos relacionados con el sepelio, facturas médicas y hospitalarias, etc.
  • Permitir que tu hogar mantenga la mesada mensual que necesita.