La tarjeta de crédito es un medio de pago con dinero prestado por el banco. Al ser un producto que se recibe por contrato financiero tiene un límite de cupo para gastar, requiere una cobertura de comisiones para su gestión y genera intereses de mora según la deuda acumulada pero, a diferencia de los préstamos, está disponible durante largo tiempo y de manera constante.

Antes de escoger una tarjeta de crédito es importante conocer la cuota de manejo, la tasa de interés y los beneficios que ofrezcan, entre los cuales puede estar: ganar millas al usarla, obtener descuentos en locales aliados o contar con asistencia para planes de seguro y salud.

Existen diferentes tipos de tarjetas según la franquicia están las más conocidas como Visa, MasterCard, American Express y Diners, pero también hay algunas propias de bancos como Tarjeta Coomeva, Spring Tep de Davivienda, CMR Falabella, entre otras.

Otra clasificación es de acuerdo al cupo de gasto y ahí encontramos: clásica (varios colores), dorada, platinum y black, cada una ofrece beneficios distintos y tiene un rango de cupo establecido según la capacidad monetaria del cliente. Asimismo existen la tarjeta amparada y la empresarial, la primera se afilia a un familiar que funciona como fiador y la segunda con el respaldo de la compañía.

Recuerda que para un mejor uso de este producto es necesario pagar a tiempo y abonar un poco más de lo mínimo de deuda debido a que los intereses se acumulan. Además, no sobrepasar a los ingresos propios, la recomendación de los expertos financieros es que la deuda no supere el 40% de la entrada mensual neta para que aún sea manejable.

Tener una tarjeta puede ser muy beneficioso pero también es una responsabilidad financiera.

Te recomendamos usar nuestra tabla comparativa para conocer las principales opciones en tarjetas de créditos. Ingresa a Comparamejor y listo.