R: No, el artículo 1089 del Código de Comercio establece que al momento de un siniestro sólo se paga sobre el valor comercial que el vehículo tiene en ese momento ya que, los seguros no están hechos para enriquecer al asegurado.

Por ejemplo:

10 de febrero:

Suscribo un seguro de autos por treinta y cinco millones de pesos ($35.000.000).

20 de septiembre:

Sufro un accidente y se declara la pérdida total.

(*) Por efectos de depreciación y leyes de oferta y demanda el carro ya no cuesta treinta y cinco millones de pesos ($35.000.000) sino veinticinco millones de pesos ($25.000.000) .

La aseguradora me pagaría solamente veinticinco millones pesos ($25.000.000) por concepto de indemnización para que reponga el MISMO carro que tenía.

Recuerda que dentro de los veinticinco millones de pesos ($25.000.000) se incluye el deducible que debe poner el asegurado.